INICIO FOTOGRAFÍAS EXPOSICIÓN HOMENAJES ARCHIVO DE PRENSA PUBLICACIONES

Biografía de Norman Bethune

Primeros años
Norman Malcolm, Malcolm Jr., Elizabeth Ann (Goodwin), y Janet Louise Bethune, alrededor del año 1893.

La historia de Henry Norman Bethune comenzó en Gravenhurst, Ontario, una pequeña ciudad situada 100 kilómetros al norte de Toronto. Su padre, Malcolm Nicolson Bethune (1857-1932), provenía de una antigua familia canadiense con ancestros escoceses y hugonotes franceses. Su padre, el abuelo de Norman, había sido uno de los médicos fundadores de la facultad de medicina del Trinity College, Toronto. En 1887, Malcolm se casó con Elizabeth Ann Goodwin (1852-1948), la hija de un carpintero inglés. Después de su graduación en el Knox Theological College, se mudaron con su pequeña hija, Janet Louise, a Gravenhurst, donde Malcolm fue ordenado en la Iglesia Presbiteriana de Knox. Henry Norman nació en la casa del pastor el 4 de marzo de 1890. Su tercer hijo, Malcolm Goodwin, nació en 1892.

Desde niño Norman era curioso, independiente y obstinado. A menudo era difícil para él mantenerse dentro de los límites establecidos por sus padres. Cuando tenía seis años, una vez se alejó de su casa en Toronto para explorar la ciudad, regresando por su cuenta varias horas después. Los frecuentes traslados de su padre intensificaron su pasión por viajar. Los Bethune dejaron Gravenhurst cuando tenía tres años, y seis veces más antes de cumplir los catorce.

En 1911, Norman interrumpió los estudios de medicina que realizaba en la Universidad de Toronto para trabajar en el Frontier College, ofreciendo clases para los trabajadores inmigrantes del norte de Ontario. Con el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914, se alistó en el Cuerpo Médico del Real Ejército de Canadá. Mientras trabajaba como camillero, fue herido en Ypres, Bélgica, y volvió a casa para terminar sus estudios de medicina. En 1917 se volvió a realistar como soldado raso, esta vez en la Royal Navy.

Cirujano de prestigio internacional

Después de su desmovilización, se quedó en Inglaterra dedicado a sus estudios de postgrado. En 1923 se casó con Frances Campbell Penney, la hija de un prominente contable de Edimburgo. Debido a sus grandes diferencias de temperamento, la suya iba a ser una relación tormentosa. Se mudaron a Detroit, Michigan, donde Bethune instaló su primera y única consulta privada. Tenía 34 años. Dos años más tarde, contrajo tuberculosis.

Después de someterse a tratamiento en el sanatorio Calydor en Gravenhurst, fue ingresado en el Sanatorio Trudeau en Saranac Lake, en el estado de Nueva York. Recluido bajo aislamiento estricto y con descanso forzado, divorciado de Frances, todo parecía ser simplemente una "danza de la muerte." Cuando descubrió una descripción del neumotórax artificial, una operación arriesgada en la que se bombea aire en la cavidad del pulmón enfermo, exigió el tratamiento. En un mes se recuperó finalizando así su estancia de un año en el sanatorio. A partir de entonces, decidió que se dedicaría a la erradicación de la tuberculosis.

A principios de 1928, Bethune se traslado a Montreal. Durante cinco años, él fue el primer ayudante quirúrgico al Dr. Edward Archibald, pionero de la cirugía torácica de Canadá, en el Hospital Royal Victoria. En 1933, debido a la fricción personal y profesional con algunos comentarios de los otros médicos, se fue a dirigir el Departamento de Cirugía Torácica del Hospital Sacré Coeur en Cartierville, a diez millas al norte de Montreal.

Norman Bethune, fumador impenitente, en otoño de 1936.

Aunque el Sacré Coeur era un hospital pequeño, de menor prestigio, fue elegido dos veces para el Comité Ejecutivo de la Asociación Americana de Cirugía Torácica, mientras que él estaba allí.

Además de la práctica quirúrgica, Bethune escribió numerosos artículos para revistas médicas introduciendo nuevas técnicas y mejoras en cirugía basadas en sus propias investigaciones. Diseño muchos instrumentos nuevos y experimentó constantemente su mejora. Uno de ellos, las pinzas costales Bethune, todavía se fabrica.

Profesionalmente, Bethune ganó un gran reconocimiento internacional como cirujano especialista. En 1929 se volvió a casar Frances pero fricciones entre ellos le condujo de nuevo al divorcio en 1933. Sus amigos durante estos años eran principalmente gente creativa, y el propio Bethune fue un artista aficionado con talento. Su ingenio perspicaz podría transformar los acontecimientos más mundanos, que a menudo se convertían en lo que llamó "mi deleite irritante en escandalizar a los tímidos."

Una visión humanitaria de la medicina

Bethune no quedó indiferente ante la Depresión, en la que un tercio de la población de Montreal se encontraba en la miseria. Cuando se dio cuenta de los efectos de la Gran Depresión en la salud de los pobres, Bethune sintió que la medicina debe ocuparse de las causas sociales de la enfermedad, así como de sus síntomas médicos. En 1935 estableció una clínica gratuita para los desempleados. Se convenció de que sólo la regulación gubernamental de la práctica médica privada garantizaría un tratamiento para todos, independientemente de la situación financiera.

En 1936 se organizó el Grupo de Montreal para la Seguridad de la Salud de los Pueblos, un grupo para la defensa de la sanidad pública. Ese mismo año ingresó en el Partido Comunista.

Bethune comiendo en la sierra de Guadarrama con los componentes de la unidad médica de montaña, en 1936.
Bethune en España

Durante el verano de 1936, la Guerra Civil española estalló. En septiembre de 1936, Bethune se ofreció a ir a España bajo los auspicios de la Comisión de Ayuda a la Democracia Española, una agencia canadiense.

Poco después de su llegada a Madrid, Bethune creó un servicio de transfusión de sangre móvil que podría recoger la sangre de los donantes en las ciudades y transportarla dondequiera que más se necesitara. En un mes, la unidad estaba funcionando. Aunque más tarde Bethune se refiriera a ello como un "servicio de entrega de leche glorificado", su banco de sangre móvil fue declarado la mayor innovación en la medicina militar de la Guerra Civil Española.
El interminable desfile. Carretera Málaga a Almería, febrero de 1937.

En febrero de 1937, Bethune se marchó con su unidad a la sitiada ciudad de Málaga. Antes de que pudiera llegar, la ciudad cayó. En el camino, se encontró con más de 40.000 refugiados que huían hacia Almería a 100 millas de distancia, llevando a sus hijos y sus posesiones. Los que no podían ir más lejos se quedaban a los lados del camino para morir. Durante tres días, Bethune y su unidad transportaron a los más desesperados a la seguridad de Almería. Entonces, también Almería fue bombardeada. El bombardeo deliberado de civiles refugiados era algo que Bethune nunca pudo olvidar. "España", escribió más tarde a Frances, "es una cicatriz en mi corazón."

En mayo de 1937, la fuerza médica militar del bando republicano se organizó con una burocracia dentro de la que Bethune no encontró su lugar. Enojado y agotado, regresó a Canadá, pero inmediatamente se embarcó en una gira por todo el país para recaudar dinero para la causa en España.

Bethune en China

El Dr. Richard Brown, un misionero canadiense, guiando a Bethune a Yenán, en abril de 1938.

Ese mismo verano, las fuerzas de invasión japonesa comenzaron una escalada en las costas de China en la Segunda Guerra Chino-Japonesa.

El 8 de enero 1938 Bethune dejó Canadá por última vez, acompañado por Jean Ewen, una enfermera canadiense, y con 5000 dólares en suministros médicos. Viajó a Hankow, donde el representante comunista Chou En-lai le ofreció escolta a la sede comunista en Yenan unos 500 millas al noroeste.

La noche de su llegada, fue convocado por Mao Zedong, presidente del Partido Comunista de China. Mao lo invitó a quedarse y supervisar el Hospital Fronterizo del 8º Ejército. Un mes después, Bethune decidió que sería más útil en el frente, donde podría tratar a los heridos de inmediato.

El 1 de mayo, dejó Yenán para ir a las montañas del Ch'a Chin-Chi, región fronteriza aislada, a 200 millas al norte, donde la lucha era el más feroz. Quedó consternado por las circunstancias de insalubridad que encontró allí. Los heridos, traídos del campo de batalla días o semanas antes, estaban acurrucados bajo delgadas mantas, con las mismas ropas de la batalla, con sus heridas gangrenadas. Para muchos, la amputación era el único tratamiento.

Bethune con la patrulla de vigilancia del 8º Ejército chino, hacia 1938.

En este área de 13 millones de personas, Bethune era uno de los pocos médicos cualificados. Al darse cuenta de que aquellos a quienes él enseñaba podrían entrenar a los demás a su vez, dedicó todas sus energías en la enseñanza. Estableció clases sobre los fundamentos de los primeros auxilios, el saneamiento y la cirugía básica. Escribió y manuales ilustrados, que se tradujeron para su distribución. Su objetivo era graduar a médicos en un solo año, y a enfermeras en seis meses.

Bethune estableció un hospital en el frente para la enseñanza y el tratamiento. Durante dos meses, planeó y supervisó la construcción de un "hospital modelo", que se inauguró con gran pompa el 15 de septiembre de 1938. Fue destruido por las acciones enemigas tres semanas después.

Entonces se dio cuenta que en la zona de guerra de guerrillas de China todos los centros médicos deberían ser móviles. El siguiente año viajó más de 3000 millas. Ideó un sistema operativo portátil que podrían ser trasportado sobre dos mulas. Trabajó a una velocidad prodigiosa. En una ocasión operó 115 casos en 69 horas sin parar, incluso bajo el fuego de la artillería pesada.

Muerte de Bethune

Se han erigido muchas estatuas heroicas del extranjero extraordinario "Baiqiuen" (Bethune) por toda China.

Hacia el final del mes de octubre, mientras operaba a un soldado herido, Bethune se cortó accidentalmente el dedo debido a que no tenía guantes de goma. En ese momento, su herida no pareció importante, ya le había sucedido antes sin contratiempos. Pero esta vez la infección se trataba de una forma virulenta de envenenamiento de la sangre. Norman Bethune murió en la madrugada del 12 de noviembre de 1939.

Cuando el Presidente Mao se enteró de su muerte, escribió "En memoria de Norman Bethune". Ahora es uno de los más famosos ensayos de Mao, de lectura obligatoria en China.

A lo largo de toda China se erigieron monumentos para exaltar la figura de Bethune. El Hospital Modelo fue reconstruido. Su refugio antiaéreo en la ladera de una colina, el templo en desuso en el que operaba, y las casas en las que vivió fueron restaurados y convertidos en museos. En 1950, su cuerpo fue trasladado al Cementerio de los Mártires en Shijiazhuang. Al otro lado de la calle, al lado del Museo Bethune, se encuentra el Hospital Norman Hospital para la Paz Internacional, con 800 camas.

En Canadá, la antigua casa del pastor de la Iglesia Presbiteriana en Gravenhurst, su lugar de nacimiento, fue adquirida por el Gobierno de Canadá en 1973 y se inauguró oficialmente en 1976 como monumento canadiense.


(Fuente: "Bethune Memorial House National Historic Site of Canada" en la web Parks Canada del Gobierno de Canadá)

Información de contacto     -     2014